Lagrimas de amor



Unas lagrimas salían de mis ojos por ti.
Tan rápido bajaban por las mejillas, que ni las vistes.
Bajaban tan rápido que algunas murieron al estamparse en el suelo, otras se quedaron colgando y se ahorcaron, otras se ahogaron en sí mismas de dolor.
Las más afortunadas cayeron sobre un suave pañuelo de seda con perfumes de amor.
Pues te distes cuenta tarde y las pudiste recoger con toda ternura y comprensión, al ver que eran por ti, por tu amor.
Estas al ver tu gesto formaron un corazón y dentro escribieron nuestros nombres con un te quiero.
Las que murieron, ahora son unas lagrimas de lluvia de amor.